Cambio de nombre y apellidos

El cambio de nombre y apellidos es un procedimiento que se puede realizar bajo ciertas circunstancias específicas y justificadas.

De hecho, es un trámite que se realiza para algunos casos concretos, por lo que su aprobación es muy estudiada.

¿Quieres cambiar tu nombre o apellidos y no sabes cómo? En el siguiente post te enseñaremos todo lo que debes saber sobre este procedimiento administrativo.

Condiciones para realizar el cambio de nombre y apellidos

Tanto para el cambio de nombres como para el de apellidos existen ciertas consideraciones que debes tener en cuenta para que se acredite el proceso. Esto te ayudará a que la actualización sea aprobada mucho más rápido y de forma correcta.

Para el cambio de nombre

Se puede obtener el cambio de nombre cuando se cumplan las siguientes condiciones:

  • No se pueden colocar más de dos nombres simples o uno compuesto.
  • El nombre tiene que ser entendible y no perjudicar a la persona.
  • No puede ser confuso o provocar algún error sobre el sexo de la persona.
  • En caso de tener familiares, no se puede escoger un nombre que ya lo ostenté un hermano vivo.
  • Es posible cambiar el nombre por uno equivalente en alguna de las lenguas españolas. En caso de no ser notorio, se debe acreditar y colocar con la grafía correcta.

Para el cambio de apellido

Para poder solicitar el cambio de apellido y conseguir la autorización necesaria se debe tener en cuenta que:

  • Debe sustituirse por uno con el cual es conocido quien lo solicita. Por ende, no puede crearse intencionalmente.
  • Los nuevos apellidos deben pertenecer legítimamente a la persona que va a realizar el cambio.
  • Asimismo, los apellidos no deben pertenecer a la misma línea, es decir, debe ser uno paterno y otro materno.

El cambio en el orden de nombre y apellidos

En España, al momento de colocar el nombre y los apellidos, la mayoría de las personas optan por poner primero el apellido del padre y luego el de la madre. Sin embargo, es una regla que puede cambiar cuando ambos padres llegan a un acuerdo.

Por ende, antes de la inscripción de nacimiento, los padres pueden invertir el orden en los apellidos para que aparezca primero el de la madre. 

Además, si ya se ha registrado al primer hijo con un orden de apellidos acordado, los siguientes hijos deberán poseer este también. 

¿Dónde se tramita el cambio de nombre y apellido?

El procedimiento para realizar este cambio da comienzo en la sede del Registro Civil que corresponda a tu lugar de residencia o empadronamiento. En esta se debe gestionar el trámite rellenando los formularios correspondientes y comunicando las razones por las cuales se quiere hacer el cambio.

Luego, el encargado del Registro Civil preparará un expediente ante el ministerio de justicia. Sin embargo, esto también puede ser gestionado en la Dirección General de los Registros y del Notariado.

¿Quiénes pueden solicitar esto?

En general, este tipo de solicitud debe realizarse por la persona interesada. Para ello, debes considerar:

  • El solicitante debe ser mayor de 12 años. Aunque, si es mayor de 12 y menor de 18 debe ir acompañado de sus padres o los titulares de su patria potestad.
  • Si es menor de 12 años, también deben presentarse sus padres o tutores.
  • Para solicitar la inversión del orden de los apellidos, es necesario que la persona sea mayor de edad. Asimismo, para cambiar el orden de los apellidos del hijo se debe esperar a que estos sean mayores.

Documentación necesaria para el cambio de nombre y apellidos

Para este procedimiento es necesario que cuentes con documentos que respalden tu identificación legal. Por ello, es importante que tengas todos tus papeles al día y en correcto estado.

La documentación que necesitas dar es:

  • Solicitud por escrito del cambio de nombre o apellidos.
  • Certificado literal de nacimiento de la persona que desee realizar el cambio.
  • Certificado de matrimonio y de nacimiento de todos los hijos. También se puede anexar el libro de familia.
  • Certificado de empadronamiento actualizado en el partido judicial de la persona interesada en el cambio.
  • Documentos y facturas que acrediten el uso del nombre.
  • Original y copia del documento de identificación nacional.
  • En el caso de la inversión en el orden de los apellidos, el solicitante debe entregar un escrito solicitando el cambio junto con todos los requisitos mencionados anteriormente.

Cambio para personas extranjeras

En sí, el registro civil español no puede conceder algún cambio o modificación al nombre o apellidos de extranjeros. Esto se debe a que estos se rigen por la Ley Personal, la cual es determinada por su nacionalidad.

Por ende, a la hora de que un extranjero inscriba a sus hijos recién nacidos, las normas de cambio no se aplican del mismo modo que a los españoles. 

Sin embargo, estos datos pueden rectificarse o cambiarse si el extranjero presenta documentos oficiales de su país para efectuar el cambio sin necesidad de expediente.

Si me he nacionalizado español ¿Puedo realizarme el cambio de nombre y apellido?

En principio, la persona que se ha nacionalizado española debe inscribirse en el registro civil con los apellidos reflejados en la filiación determinada

Ahora bien, un extranjero que se ha naturalizado en España puede conservar sus apellidos naturales siempre que lo solicite al recibir la nacionalidad española. Incluso, tiene un plazo de dos meses para realizar esta petición, luego de ese tiempo no le será posible mantener estos cambios.

Por otra parte, si en el país de origen los apellidos tienen terminaciones distintas para una mujer o un hombre, estos deben consignarse según el sexo respectivo.

Excepciones al momento de cambiar de nombre y apellidos

Anteriormente hablamos de lo que se necesita para cambiar nombre y apellidos, los cuales debes cumplir en su mayoría. Además de esto, existe una serie de excepciones en la normativa del registro civil para evitar cumplir con los requisitos:

  • Si la persona ha sufrido violencia de género podrá cambiar sus apellidos bajo una medida de protección cautelar judicial.
  • Si ocurre el caso de que los apellidos resulten ofensivos a la propia persona o contra otras. 
  • Para preservar los apellidos españoles y así usar una medida de protección para evitar el riesgo de desaparición.
  • En caso de que haya ocurrido una falla ortográfica, tanto por un fallo del progenitor como del encargado del registro civil. En este caso se puede cambiar el apellido para adecuarlo a la normal de lingüística general.