Registro de defunción

La muerte de una persona es un suceso doloroso para sus seres queridos y allegados. Sin embargo, es importante realizar acciones para certificar su fallecimiento y así garantizar su legado, por lo que el primer trámite que se realiza es el registro de defunción.

Este es un procedimiento ordinario y declarativo que tiene efecto una vez que se comunique la muerte de la persona. Por ende, es necesario que conozcas la manera de realizarlo y lo que este conlleva.

¿Qué es el registro de defunción?

El registro o inscripción es el medio por el cual se acredita que una persona ha fallecido. Para esto, el documento indica la fecha, hora y el lugar en el que ha ocurrido el deceso.

Es importante que tengas en cuenta que el fallecimiento tiene efectos civiles desde el mismo momento en el que ocurre. Sin embargo, para su pleno reconocimiento es necesario su inscripción en el registro civil.

¿Dónde se realiza el registro de defunción?

Este trámite se realiza en el registro civil competente, es decir, en el registro del lugar donde ha ocurrido el fallecimiento.

Excepciones para el registro de defunción

Aunque la primera opción es realizar la inscripción en el registro civil, puede suceder que nos encontremos con situaciones fuera de lo normal. En tal sentido, el procedimiento se realiza de forma diferente para acelerar la tramitación del fallecido.

A continuación, algunas reglas especiales y excepciones que pueden ocurrir dependiendo del proceso:

  • Si se desconoce el lugar donde se produjo el fallecimiento, la inscripción debe realizarse en el registro donde se haya encontrado el cadáver (sobre todo en casos de homicidio).
  • Si la muerte ocurre durante el transcurso de un viaje, debe hacerse el registro en el lugar donde va a suceder el enterramiento o en el primer lugar de arribo.
  • En caso de que el fallecimiento se produjera por naufragio o accidente aéreo, el registro se llevará a cabo en el primer lugar donde se realicen las diligencias o donde haya sucedido el siniestro.

De hecho, en determinadas circunstancias se puede gestionar la inscripción en el registro civil al que pertenezca el difunto. Esto se procesa de acuerdo con la solicitud de sus familiares y herederos.

¿Cuáles son los requisitos para hacer el registro de defunción?

De manera general, la inscripción se debe llevar a cabo en virtud de lo declarado por la persona que tiene conocimiento de la muerte. Por ello, se necesitan los siguientes documentos:

  1. Certificación médica que avale la muerte inequívoca.
  2. Si no es posible identificar al fallecido, se procederá a colocar nombres y apodos. También se añadirá una edad aparente y el tiempo probable de muerte.
  3. Contenido de la inscripción de defunción en el registro civil

La declaración de fallecimiento que se lleva a cabo en el registro civil debe ir acompañada de un formulario que se entrega sin costo alguno. Este debe ser entregado por el ente de manera obligatoria y debe rellenarse con los siguientes datos:

  • Nombre y apellidos del fallecido
  • Nombre completo de los padres
  • Estado civil y nacionalidad
  • Fecha y lugar de nacimiento
  • Documento nacional de identificación
  • Último lugar de domicilio
  • Datos de inscripción de nacimiento
  • Lugar, fecha y hora en el que ocurrió el deceso.
  • Lugar de nacimiento, esto si se indica en la certificación de autoridad del cementerio.
  • Cita del folio o documentos donde se hayan extraído todos los datos anteriores. Esto no tiene efecto si la información fue dada por un declarante o cuando el fallecido es encontrado sin identificación.

¿Quién puede solicitarlo?

En sí, están en la obligación de declarar el fallecimiento ante el registro civil las siguientes personas:

  • Los parientes más próximos y allegados del difunto. Estos deben tener lazos de consanguinidad hasta el cuarto grado, como padres, abuelos, hermanos, hijos, nietos, tíos, primos o cuñados.
  • También tiene derecho de registrar la muerte aquella persona que tenga conocimiento de esta.
  • Pueden promover la inscripción los hospitales, clínicas y establecimientos sanitarios donde ha ocurrido la muerte de la persona.

¿Qué sucede si alguien fuera de la familia tiene que presentar la declaración de defunción?

En el caso de que una persona externa a la familia deba llevar la declaración ante el registro civil, debe tener pleno conocimiento del difunto y de la causa de muerte.

Esto se debe a que debe suministrar nombres, apellidos, número de colegiación y una certificación de que la muerte es inequívoca. Además, debe comunicar su causa, la fecha, hora y lugar del fallecimiento.

Por último, es importante mencionar si es conocido de ciencia propia o acreditada. Esto anexando documentos de identidad y registros oficiales de la persona que afirme o declare la situación. Aunque, si se trata de un crimen o muerte violenta, se comunicará directamente al encargado judicial.

Registro de defunción de una persona española que ha fallecido en el extranjero 

En el caso de una muerte ocurrida fuera del país, el registro de defunción se tramita con procesos simultáneos entre el registro civil español y el extranjero.

Para esto es necesario contar con los siguientes documentos:

  • Certificado de nacimiento de la persona fallecida otorgado por el registro civil español.
  • Documento de identificación del difunto.
  • Acreditación de domicilio español.
  • Certificado de defunción expedido por el registro extranjero.

Esto se presentará en el registro civil competente para la inscripción de defunción.

La tramitación del registro de defunción por correo

Una de las vías más rápidas es la gestión de esta inscripción por correo. Para ella solo debes suministrar los siguientes datos:

  • Certificado médico de defunción
  • Fotocopia del DNI del fallecido
  • Declaración de fallecimiento emitida por un familiar y la autorización del funerario.

Lo que sucede después

Una vez que se hayan realizado los trámites correspondientes al registro del fallecido ante el registro civil, se puede obtener el certificado de defunción. Este documento avalará el deceso de manera legal y servirá para realizar diversos trámites posteriores.

Es esencial que solicites varias copias de este certificado para gestionar los servicios funerarios y otros procedimientos legales. Es importante recalcar que esto es gratuito, por lo que no deberás pagar nada al registrar a tu familiar fallecido.